Derecho Civil. Profesor Dr. Antonio Aznar Domingo.  
•   Inicio  •    •  Tu Cuenta  •  
Principal
· Portada
· Archivo de Novedades
· Bibliografía específica Derecho de Familia
· Bibliografía específica Derecho de Sucesiones
· Buscar
· Consultas
· Enlaces de interés
· Guía Docente Derecho Civil de la Familia, 2020-21
· Guía Docente Derecho Civil III, 2020-21
· Recomiéndenos
· Secciones
· Tu Cuenta
Acceso
Nickname

Password

¿Todavía no tienes una cuenta? Recuerda que debes CREARTE UNA para acceder a todos los contenidos y efectuar consultas online.
Gente Online
Actualmente hay 4 invitados, 0 miembro(s) conectado(s).

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí
CIVIL IV.- LECCIÓN 5.- LAS SERVIDUMBRE LEGALES O FORZOSAS. LAS SERVIDUMBRES PER
DocenciaLECCIÓN 5.- LAS SERVIDUMBRE LEGALES O FORZOSAS.
LAS SERVIDUMBRES PERSONALES.

Pulsando "leer más" encontrarás un resumen de estas figuras jurídicas.

LECCIÓN 5.- LAS SERVIDUMBRE LEGALES O FORZOSAS.

El CC dedica los arts. 549 a 593 a la regulación de diferentes servidumbres, cuyo rasgo común es el estar “impuestas por la ley”, teniendo como motivo “la utilidad pública o el interés de los particulares”. En varios casos no se trata de auténticas servidumbres sino de actos limitativos del dominio.

A) Servidumbres en materia de aguas.
Dice el art. 552 CC que “los predios inferiores están sujetos a recibir las aguas que naturalmente y sin obra del hombre descienden de los predios superiores, así como la tierra o piedra que arrastren en su curso. Ni el dueño del predio inferior puede hacer obras que impidan esta servidumbre, ni el superior obras que la agraven”. El precepto exige que las aguas desciendan “naturalmente y sin obra del hombre”, lo que ha de interpretarse también que se refiere a que las aguas tengan origen que no sea la actividad humana.
“El establecimiento, extensión, forma y condiciones de las servidumbres de aguas, se regirán por la ley especial de la materia en cuanto no se halle previsto en este Código» (art. 563).
Se reconocía así en la redacción originaria del Código la preexis¬tencia de una legislación que estaba constituida por las antiguas leyes o costumbres reguladoras de las aguas. Así sigue ocurriendo hoy: las normas propias del Código Civil sobre servidumbre de aguas han sido hechas suyas por la legis¬lación especial sobre aguas.
Tipos de servidumbres de aguas.
1.- Servidumbre de acueducto:
La servidumbre de acueducto puede «imponerse tanto por motivos de inte¬rés público como de interés privado» y mediante ella «se otorga al propietario de una finca que quiera servirse del agua de que pueda disponer para la misma, o evacuar las sobrantes, el derecho a hacerla pasar por los predios intermedios con obligación de indemnizar a sus dueños y a los predios inferiores sobre los que se filtren o caigan las aguas».
Por tanto, desde el punto de vista del predio dominante, la servidumbre de acueducto consiste en hacer pasar el agua a través de una finca ajena, trátese de aguas para el abastecimiento o aprovechamiento, trátese de aguas sobrantes o residuales. La conducción de las aguas podrá realizarse, en dependencia de los casos, por cualquiera de los siguientes procedimientos: acequia abierta (muy frecuente en el riego agrícola), acequia cubierta (por ejemplo: en el caso de aguas residuales malo¬lientes), tubería o conducción impermeable (sistema general imperante en la actualidad, por obvias razones de comodidad, seguridad y abaratamiento de precios, al tiempo que es el «menos oneroso» para el dueño del predio sir¬viente( ver arts. 557 y 558 CC).
La realización de las obras necesarias al respecto será de cuenta del titular de la servidumbre. En compensación, el dueño del predio sirviente tiene derecho a la opor¬tuna indemnización «en la forma que se determine en las leyes y reglamentos. No puede imponerse la servidumbre forzosa de acueducto por interés privado en los supuestos contemplados en el art. 559 CC.
El establecimiento de la servidumbre forzosa de acueducto exigirá el previo abono de la indemnización que corresponda de acuerdo con lo dispuesto en la legislación de expropiación forzosa. Cuando un terreno de regadío que recibe el agua por un solo punto se divida por herencia, venta u otro título entre dos o más dueños, éstos quedan obligados a dar paso al agua de modo que puedan regarse todas las fincas resultantes de la división, sin poder exigir por ello indemnización, de no existir pacto en contrario. Posee esta servidumbre los caracteres de continua y aparente, aun cuando no sea constante el paso del agua, o su uso dependa de las necesidades del predio dominante o de un turno establecido por días o por horas.
Se entenderá implícito en la servidumbre forzosa de acueducto el derecho de paso por sus márgenes para el exclusivo servicio del mismo.
2.- Servidumbre de saca de agua y abrevadero, arts. 555 y 556 CC.
- Saca de agua: derecho a obtener agua directamente del fundo sirviente, con su complementario derecho de paso para obtener el suministro de agua.
- Abrevadero: derecho a que la piara o las cabezas de ganado ingresen en la finca sirviente para abre¬var.
3.-Servidumbre de estribo de presa (art. 554 CC):
Cuando para la derivación o toma de aguas de un río o arroyo, o para el aprovechamiento de otras corrientes continuas o discontinuas, fuere necesario establecer una presa, y él que haya de hacerlo no sea dueño de riberas, o terrenos en que necesite apoyarla, podrá establecer la servidumbre de estribo de presa, previa la indemnización correspondiente».
4.- Servidumbre de parada o partidor.
«El que para dar riego a su heredad o mejorarla, necesite construir parada o partidor en el cauce por donde haya de recibir el agua, podrá exigir que los dueños de las márgenes permitan su construcción, previo abono de daños y perjuicios, incluso los que se originen en la nueva servidumbre a dichos dueños y a los demás regantes» (art. 562 CC).
5.- Servidumbres de las márgenes de cauces públicos o uso de los ríos.
Desde su promulgación, establece el Código sobre la materia que «Las riberas de los ríos, aun cuando sean de dominio privado, están sujetas en toda su extensión y sus márgenes, en una zona de tres metros, a la servidumbre de uso público en interés general de la navegación, la flotación, la pesca y el salvamento.
Sin embargo, en la actualidad el Reglamento de Dominio Público Hidráulico ha ampliado notoriamente la zona de servidumbre (en general, cinco metros) y además prevé una «zona de policía de cien metros de anchura en la que se condicionará el uso del suelo y las actividades que se desarrollen».

B) Servidumbres de paso:
El Código civil reconoce al propietario de una finca o heredad el derecho de exigir paso por las heredades vecinas, previa la correspondiente indemnización, siempre que concurran dos requisitos:
-    Que se halle enclavada entre otras ajenas.
-    Que carezca de salida a camino público.
Legitimado para exigir el establecimiento de la servidumbre es el propietario. En cambio, la jurisprudencia ha reconocido dicha facultad a toda persona que por virtud de un derecho real cultive y use un fundo como el usufructuario, usuario o enfiteuta. La indemnización será la que convengan las partes. En su defecto, si la servidumbre se constituye de manera que pueda ser continuo su uso para todas las necesidades del predio dominante estableciendo una vía permanente, consistirá en el valor del terreno que se ocupe y en el importe de los perjuicios que se causen en el predio sirviente. Cuando se limite el paso necesario para el cultivo de la finca enclavada y para la extracción de sus cosechas a través del predio sirviente sin vía permanente, la indemnización abarca tan sólo el abono del perjuicio que ocasione este gravamen.
Componente de la indemnización será en cualquier caso el importe de los perjuicios que al predio sirviente se calculan que ha de producirle la servidumbre. La indemnización es previa al ejercicio de la servidumbre, lo que significa que el titular del predio gravado podrá oponerse a su utilización sin estar cumplido aquel requisito.
La indemnización procede, salvo pacto en contrario, “si, adquirida una finca por venta, permuta o partición, quedare enclavada entre otras del vendedor, salvo pacto en contrario”. Ha de cumplirse el requisito de que el enclave no tenga salida a un camino público, es decir, situación de necesidad. El art. 567 CC contempla la situación del adquirente, es decir, del titular de la finca enclavada. Pero cuando es el enajenante el que se encuentra en ella, es lógico que el adquirente quede obligado a dar servidumbre.
La servidumbre de paso debe darse por el punto menos perjudicial al predio sirviente y, en cuanto fuere conciliable con esta regla, por donde sea menos la distancia del predio dominante al camino público. El legitimado para exigir la servidumbre ha de dirigirse contra el titular del predio vecino, entre los que rodean su finca, al que menos perjuicio ocasiones, y dentro ya de este predio se establecerá con arreglo a aquel criterio.
En cuanto a la extinción de la servidumbre de paso, “si el paso concedido a una finca enclavada deja de ser necesario por haberla reunido su dueño a otra que esté contigua al camino público, el dueño del predio sirviente podrá pedir que se extinga la servidumbre, devolviendo lo que hubiere recibido como indemnización. Lo mismo se entenderá en el caso de abrirse un nuevo camino que dé acceso a la finca enclavada”.
La devolución de la indemnización afecta a la cantidad pagada por el valor del terreno, no a la que se refiere a los daños y perjuicios que se calcularon al fijarla.
Una modalidad de paso temporal recoge el art. 569 CC: “Si fuera indispensable para construir o reparar algún edificio pasar materiales por predio ajeno o colocar en él andamios y otros objetos para las obras, el dueño de este predio está obligado a consentirlo, recibiendo la indemnización correspondiente al perjuicio que se le irrogue”. La indemnización aquí no es previa, lo que permite un ajuste más riguroso de los daños y perjuicios.
Por último, el art. 570 CC se refiere a varias situaciones que no constituyen en todo caso verdaderas servidumbres de paso: “Las servidumbres existentes de paso para ganado, conocidas con los nombres de cañada, cordel, vereda o cualquier otro, y las de abrevadero, descansadero y majada, se regirán por las ordenanzas y reglamentos del ramo y, en su defecto, por el uso y la costumbre del lugar. Sin perjuicio de los derechos legítimamente adquiridos, la cañada no podrá exceder en todo caso de la anchura de 75 metros, el cordel de 37,50 metros, y la vereda de 20 metros”.

Tipos de servidumbres de paso:
1.-Servidumbre de paso en beneficio de fincas enclavadas.- Art 564 CC: «El pro¬pietario de una finca o heredad, enclavada entre otras ajenas y sin salida a camino público, tiene derecho a exigir paso por las heredades vecinas, pre¬via la correspondiente indemnización».
a) «Si esta servidumbre se constituye de manera que pueda ser continuo su uso para todas las necesidades del predio dominante estableciendo una vía permanente, la indemnización consistirá en el valor del terreno que se ocupe y en el importe de los perjuicios que se causen en el predio sirviente».
b) «Cuando se limite al paso necesario para el cultivo de la finca encla¬vada entre otras y para la extracción de sus cosechas a través del predio sirviente sin vía permanente, la indemnización consistirá en el abono del per¬juicio que ocasione este gravamen».
El ejercicio de la servidumbre supone atender a las nece¬sidades del titular del predio dominante, pero perturbando lo menos posible al predio sirviente, como explícitamente disponen los artículos 565 y 566 CC.
2.- En particular, finca enclavada entre fundos del transmitente.
El titular del predio sirviente, pierde todo derecho a la indem¬nización si la situación de enclavamiento de la finca se produjera entre fincas del propio transmitente.
3.-La servidumbre temporal por obras.
Art 569 «Si fuere indis¬pensable para construir o reparar algún edificio pasar materiales por predio ajeno, o colocar en él andamios u otros objetos para la obra, el dueño de este predio está obligado a consentirlo, recibiendo la indemnización corres¬pondiente al perjuicio que se le irrogue».


4.-Servidumbre de paso para ganados: las vías pecuarias.
Art 570-1 CC «Las servidumbres existentes de paso para ganados, conocidas con los nombres de cañada, cordel, vereda o cual¬quier otro, y las de abrevadero, descansadero y majada, se regirán por las ordenanzas y reglamentos del ramo, y, en su defecto, por el uso y costumbre del lugar».
Mas, pese a ello, las cañadas, cordeles y veredas no son pro¬piamente hablando espacios sujetos a servidumbre, sino vías pecuarias esto es, «rutas o itinerarios por donde discurre o ha venido discurrien¬do tradicionalmente el tránsito ganadero.

C) La medianería, como servidumbre.
Es una situación especial de coti¬tularidad de las paredes, muros, vallados o setos vivos que dividen o separan a unas fincas de otras, con independencia de que tengan naturaleza rústica o urbana. No hay, pues, una relación de servicio entre un predio y su colindante, sino una interrelación entre ambos, cuya contigüidad puede conllevar (o no) que los elementos de deslinde entre ambos estén sometidos al con¬dominio o comunidad de los titulares de los predios dominantes. El art. 577 CC concede a todo medianero la facultad de alzar la pared medianera. Si la misma no resistiese la mayor elevación, y ésta requiriese su derribo y reconstrucción, el medianero que haga uso de aquella facultad ha de reconstruirla a su costa; y si la nueva elevación exigiese dar a la pared mayor espesor, deberá darlo de su propio suelo.
Los árboles existentes en un seto vivo medianero se presumen también medianeros, y cualquiera de los dueños tiene derecho a exigir su derribo, salvo que sirvan de mojones, en cuyo caso no podrán arrancarse sino de común acuerdo entre los colindantes. Esta facultad hay que entender que sólo se puede ejercitar cuando las ramas invadan las propiedades de los medianeros. No es una servidumbre legal, sino una comunidad especial que tiene una regulación propia.

D) La servidumbre de luces y vistas.
No se trata de auténticas servidumbres, sino de limitaciones legales del dominio impuestas por razón de vecindad de los predios. El dueño de una pared no medianera, contigua a finca ajena, no puede abrir en ella ventanas o huecos, balcones u otros voladizos semejantes como quiere.
La apertura de ventanas o huecos en pared no medianera, contigua a finca ajena, para recibir luces es permitida siempre que se hagan a la altura de las carreras, o inmediatos a los techos, y de las dimensiones de treinta centímetros en cuadro y, en todo caso, con reja de hierro remetida en la pared y con red de alambre. Estos huecos, llamados de ordenanza o de tolerancia, no constituyen servidumbre sobre el fundo ajeno, y pueden ser cerrados por el dueño de la propiedad contigua a la pared cuando adquiera la medianería y no se haya pactado lo contrario, o bien cubiertos al edificar en su terreno o levantando pared contigua.
Se prohíbe a un medianero abrir en la pared medianera ventana o hueco alguno sin permiso del otro medianero. También se permite tener vistas rectas mediante la apertura de ventana, balcones y otros voladizos semejantes, sobre la finca del vecino, si hay dos metros de distancia entre la pared en que se construye y dicha propiedad.
La autorización se extiende a las vistas de costado u oblicuas sobre la misma propiedad, si hay sesenta centímetros de distancia. Las distancias se cuentan en las vistas rectas desde la línea exterior de la pared en los huecos en que no haya voladizo, desde la línea de éstos donde los haya, y para las oblicuas, desde la línea de separación de las dos propiedades. Las limitaciones en cuanto a la distancia no rigen cuando los edificios estén separados por una vía pública.
El art. 585 CC dispone que “cuando por cualquier título se hubiere adquirido derecho a tener vistas directas, balcones o miradores sobre la propiedad colindante, el dueño del predio sirviente no podrá edificar a menos de tres metros de distancia, tomándose la media de la manera indicada en el art. 583 CC”.

E) Las servidumbres de desagüe.
El art. 586 CC contempla una limitación legal de dominio, no una servidumbre, al ordenar que el propietario de un edificio construya sus tejados o cubiertas de manera que las aguas pluviales caigan sobre su propio suelo o sobre la calle o sitio público, y no sobre el suelo del vecino. Aun cayendo sobre su propio suelo, el propietario está obligado a recoger las aguas de modo que no causen perjuicio al predio contiguo. El Código regula dos verdaderas servidumbres en esta materia, ambas referidas a las aguas pluviales:
1.- La de vertiente de tejados: «El dueño del predio que sufra la servi¬dumbre de vertiente de los tejados, podrá edificar recibiendo las aguas sobre su propio tejado o dándoles otra salida conforme a las ordenanzas o cos¬tumbres locales, y de modo que no resulte gravamen ni perjuicio alguno para el predio dominante» (art. 587 CC).
2.- La de desagüe de patio enclavado: «Cuando el corral o patio de una casa se halle enclavado entre otras, y no sea posible dar salida por la misma casa a las aguas pluviales que en él se recojan, podrá exigirse el estable¬cimiento de la servidumbre de desagüe, dando paso a las aguas por el punto de los predios contiguos en que sea más fácil la salida, y estableciéndose el conducto de desagüe en la forma que menos perjuicios ocasione al predio sirviente, previa la indemnización que corresponda» (art. 588 CC).

F) Las distancias a guardar en ciertas construcciones y plantaciones y prohibiciones de las mismas.
No suponen servidumbres legales, sino limitaciones del dominio.
El art. 589 CC prohíbe que se edifique o se hagan plantaciones cerca de las plazas, fuertes o fortalezas, sin sujetarse a las condiciones exigidas por las leyes, ordenanzas y reglamentos particulares de la materia.
Se prohíbe la construcción cerca de pared ajena o medianera de pozos, cloacas, acueductos, hornos, fraguas, chimeneas, establos, depósitos de materias corrosivas, artefactos que se mueven por el vapor o fábricas que por sí mismas o por sus productos sean peligrosas o nocivas, sin guardar las distancias prescritas por los reglamentos y usos del lugar, y sin ejecutar las obras de resguardo necesarias, con sujeción, en el modo, a las condiciones que los mismos reglamentos prescriban. A falta de reglamentos se tomarán las precauciones que se juzguen necesarias, previo dictamen pericial, a fin de evitar todo daño a las heredades o edificios vecinos. Este artículo lo que hace es remitirse a la legislación administrativa.
Tampoco se podrán plantar árboles cerca de una heredad ajena sino a la distancia autorizada por las ordenanzas o la costumbre del lugar y, en su defecto, a la de dos metros de la línea divisoria de las heredades, si la plantación se hace de árboles altos, y a la de cincuenta centímetros si la plantación es de arbustos o de árboles bajos.
Todo propietario tiene derecho a pedir que se arranquen los árboles que en adelante se plantaren a menos distancia de su heredad. Si las ramas de algunos árboles se extendieran sobre una heredad, jardines o patios vecinos, tendrá el dueño de éstos derecho a reclamar que se corten en cuanto se extiendan sobre su propiedad, y si fueran raíces de los árboles vecinos las que se extendiesen en suelo ajeno, el dueño del suelo en que se introduzcan podrá cortarlas por sí mismo dentro de su heredad.

G) Servidumbres acústicas.
Tras la aprobación de la Ley 36/2003, de 17 de noviembre, del Ruido, han adquirido también protagonismo las servidumbres acústicas, dada la imposibilidad de evitar de manera absoluta la contaminación acústica producida por los diferentes medios de transporte, a lo que se une además la continuada aproximación y cercanía a las vías de comunicación de edificaciones de servicios auxiliares e incluso viviendas.
En la citada ley se establece que los sectores de territorio afectados al funcionamiento o desarrollo de las infraestructuras de transporte viario, ferroviario, aéreo, portuario o de otros equipamientos públicos que se determinen reglamentariamente.
La zona de servidumbre acústica se delimitará en los mapas de ruido medio o calculado por la Administración competente para la aprobación.

LAS SERVIDUMBRES PERSONALES.

Servidumbres de pastos y de leñas.
Las servidumbres personales son aquellas cargas de carácter real que, reuniendo las restantes características propias de la figura general, se establecen «en provecho de una o más personas, o de una comunidad». Las servidumbres personales se caracterizan inicialmente por la inexistencia de predio dominante; sólo existe en la correspondiente relación jurídica el predio sirviente. Su constitución únicamente puede tener lugar de forma voluntaria, aunque ello ocurre muy raramente.
El Código sólo contempla la servidumbre personal de pastos (arts. 600 y siguientes CC), a la que a veces denomina como tal y otras como comunidad de pastos, pero sin duda caben otros supuestos de carga real tendencialmente perpetua sobre un determinado bien inmueble en beneficio de determinadas personas. Ver también los artículos 603 y 604 CC.

Otras servidumbres personales.
Hay una famosa STS que configuró como servidumbre personal el hecho de que al transmitir un inmueble, el vendedor y sus sucesores de la casa y mayorazgo se reservaran “el derecho a ocupar el balcón y ventanas del piso primero de dicho edificio...para presenciar los festejos en dicha plaza”. Ese caso ha dado pie a la doctrina para hablar del derecho de balcón.
Otros supuestos analizados por la jurisprudencia o considerados por la doctrina son los derechos de palco o butaca en un teatro. La mera referencia a tales casos pone de manifiesto que las servidumbres personales son figuras del pasado que responden a concepciones propias de economías poco dinámicas y desarrolladas. No obstante ello, algunos autores insisten en aplicar el esquema de las servidumbres personales a algunos requerimientos de la vida contemporánea: por ejemplo, la instalación de anuncios luminosos en los edificios.
Nuestro sistema jurídico no veta la configuración de tales supuestos como servidumbres personales, pero en la práctica se considera preferible recurrir al arrendamiento en sus diversas modalidades o, para otras finalidades, al denominado contrato de abono (toros, fútbol, teatro).

Servidumbres personales en el Código Civil.
Servidumbre de Pastos.
Servidumbre de Leñas.
Servidumbres de aprovechamientos forestales.
Servidumbre de Rebaño.
Servidumbre de Caza.
Servidumbre de balcón para presenciar eventos.

Estos supuestos son tradiciones históricas y en cierta medida hoy son anacrónicos. Los juristas franceses e italianos han optado por no incluir estos supuestos dentro de las servidumbres y englobarlos en otras figuras jurídicas.
En cambio la doctrina española opina que si no perjudica a tercero, ni contradice la ley, pueden mantenerse como tales, ya que sirven para la satisfacción de intereses socio-económicos y se permite como manifestación del principio de autonomía privada cuando no contradiga el ordenamiento jurídico.
Enviado el Jueves, 21 marzo a las 21:12:54 por antonio
 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Docencia
· Noticias de antonio


Noticia más leída sobre Docencia:
LECCIÓN 16: ENGINEERING y CONTRATO DE FRANQUICIA (FRANCHISING)

Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible  Versión Imprimible

 Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo

Topicos Asociados

Docencia

Todos los logos y marcas en este sitio son propiedad de su respectivos autores. Los contenidos son propiedad de su autor.
Diseño Web por Web Empresas